¿Qué es la Ley Fosta y porqué debería importarte si trabajas como modelo o dueño de un estudio de Modelaje Webcam?
El 9 de abril, el Congreso estadounidense aprobó la ley Fosta (Acta para Combatir el Tráfico Sexual en Línea por su nombre en inglés).
La idea de este proyecto era básicamente prohibir anuncios sobre servicios sexuales en línea para combatir la trata de personas.
Aunque la idea parece noble, el texto fue objeto de numerosas críticas emitidas de asociaciones de víctimas de trata que no fueron tomadas en cuenta.
Qué dice la ley:
A grandes rasgos, los sitios web, cualquiera que sean, que albergan contenidos en los que se ofrece sexo contra dinero podrán ser acusados como cómplices de inducción a la prostitución o incluso de trata de personas.
Eso es novedoso porque antes sólo se castigaban al responsable directo de la publicación en la que se inducia a la prostitución o a la trata, pero no al sitio que albergaba el contenido. Se supone que era parte de la libertad de la web.
Los buenos aspectos
Lo que es cierto es que algunos sitios como Backpage.com, cuyos ejecutivos fueron capturados y acusados por 93 cargos abusaron de sus privilegios.
Albergaron contenidos en los que no sólo se facilitaba la prostitución de menores, sino que hasta se vendían los “servicios” de víctimas de violaciones terribles y tratas de personas que duraron años.
Una de las historias relatadas por el Washington Post que venía en el escrito de acusación es la de una chica que fue prostituida en Backpage desde sus 14 años hasta los 19, que fue violada por miembros de una pandilla, ahorcado hasta dejarle lesiones y forzada a tener sexo bajo la amenaza de armas.
Es cierto que no podían seguir abiertas ofertas tan horribles bajo el pretexto de la libertad de expresión de la web. Sería como considerar que uno no es responsable si violan y torturan a una persona en el cuarto de la casa que uno renta.
Los malos aspectos
Pero para sus críticos, la ley fue demasiado lejos y puede ser incluido contraproducente en varios aspectos.
Primero porque la web era una de las herramientas que usaban los investigadores para detectar redes de tratar que ahora serán mucho más difíciles de encontrar. Allí habrá que preguntarse si con esta ley caso de la joven que fue violada en Backpage no sucederá, o si simplemente no nos enteráremos.
Luego porque va a concentrar el esfuerzo de los policías en cerrar sitios web que alberguen los anuncios en lugar de encontrar los responsables del infame tráfico de seres humanos.
Finalmente, porque el cierre de sitios conocidos como Craiglist que prefieren no tomar riesgos podrá perjudicar a numerosas trabajadoras sexuales que ofrecen sus servicios sin ser víctimas de redes de trata.
Allí se reconoce el puritanismo norteamericano que condena la sexualidad en lugar de buscar una solución al tráfico de personas que es el hecho de obligar una persona a tener sexo.
¿Cómo protegerse?
Aunque en teoría las Sexcam no son el objeto de esta ley porque no ofrecen servicios de prostitución y son legales, hay que tener en cuenta unos elementos básicos para protegerse de cualquier error que los puede conducir directo a prisión.
Primero, hay que quitarse de la cabeza la idea de que por estar en Colombia, se está a salvo de una ley estadounidense. En un mundo interconectado, el poder de la ley americana es amplio, sobre todo cuando se hacen negocios con clientes de ese país o se pasa por plataformas de pago norteamericanas. Además de que pueden tener acuerdos con la justicia colombiana.
Además de que la extensión de la ley es tan amplia que incluso una modelo que ayude una colega suya a publicitar sus servicios sexuales podría caer bajo el yugo de esa legislación, aunque no gane dinero con ese acto.
Por eso, se debe cuidar ante todo, siempre trabajar con mayores de edad y verificar su edad directamente con autoridades oficiales, ya que cualquier negocio o acercamiento sexual con menores es ilegal.
Luego es limitarse al negocio del modelaje webcam y separarlo claramente de la prostitución. Sobre todo, nunca participar directamente o indirectamente en servicios de prostitución, de escort, prepagos o como los quieran llamar. Ni si quiera albergar contenidos que lo faciliten y cuidar que las o los modelos no usen la plataforma para proponer servicios indebidos, a través de un constante monitoreo de su labor, conversaciones con los y las trabajadoras y realizar acuerdos privados (contratos) en los que se estos comprometan a limitar sus actividades al modelaje webcam.
Finalmente, no está de más manejar en su sitio web y en los estudios anuncios que recuerden que tanto la inducción a la prostitución de un tercero o tercera como la trata de menores y la explotación sexual de menores son delitos severamente castigados por la ley.